31 dic. 2012

ARTICULO QUE NOS ENVIA NUESTRO HERMANO ABELARDO ESCUDERO TORRES


2012 – EL AÑO DE LA NUESTRA SEÑORA DE LA ESTRELLA
27 DE MAYO DE 1.962
Hoy 31 de diciembre finaliza este año 2012, el Año de Nuestra señora de la Estrella.
Es momento de reflexionar de todo lo acontecido en este “Mariano Año de nuestra Hermandad”
Hemos celebrados el Cincuentenario del día 27 de mayo de 1.962, un glorioso día para nuestra Sagrada Institución. El día de la Bendición de la Imagen de Nuestra Señora de la Estrella.
Hemos vivido, sin lugar a dudas unas jornadas históricas para nuestra Cofradía, con la celebración de este CINCUENTENARIO DE LA BENDICIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA ESTRELLA.
Hemos ofrendado un Manto Bordado para Nuestra Señora, que ha hecho realidad un proyecto deseado por todos sus cofrades, con un recuerdo muy especial para nuestros Hermanos que se presentaron ante el Padre, no viendo cumplido ese anhelado sueño por el que tanto trabajaron.
Podemos y debemos tener la fortuna, de que muy pronto Nuestra Señora de la Estrella sea Coronada Canónicamente por el obispo de la diócesis, D. José Mazuelo, con el apoyo decidido de los Hermanos del Instituto Lasaliano.
El día 2 de Junio, vivimos un día grande, con la salida extraordinaria de Nuestra Señora de la Estrella. Una jornada para la historia de la hermandad y de las cofradías jerezanas, que podemos enmarcar como una de las más grandes producidas por acontecimientos o efemérides especiales, gracias al precioso regalo que ofrecimos los cofrades lasalianos con una procesión magnífica en todos sus aspectos, bien organizada, con una nutrida presencia de hermanos en el cortejo que superó con creces el centenar, y con la Virgen en su palio que evocó 50 años de devoción hacia esta imagen, que desde su bendición en 1962 ha marcado el
devenir devocional de la cofradía, y en gran medida, el referente lasaliano en la ciudad.
Nos debemos sentir orgullosos de haber vivido estos históricos momentos y recordarlos con sentimientos en el futuro.
Antes de que finalice este día 31 de diciembre y por tanto el año 2012 “Año Mariano de Nuestra Hermandad” recemos una oración por nuestros Hermanos Difuntos y por las intenciones de Nuestra Hermandad.

Hablemos de triunfos y defenestro
¡bendita sea la gloria de maestro
resucitado tras sufrir la cruz!
Y bendita en el llanto y la querella
esa preciosa Virgen de la Estrella
que Inmaculada, nos parió a Jesús.
José González Moreno “Pepillo” del Pregón de Cristo Rey

FELIZ AÑO 2013

30 dic. 2012

TRAEMOS A ESTAS PAGINAS, COMO CADA DOMINGO EL EVANGELIO DEL DIA, PARA SU LECTURA, MEDITACIÓN Y ORACIÓN DE LOS FIELES


 


  
EL EVANGELIO

DEL DOMINGO

30 Diciembre 

2012


Sagrada Familia


Lucas (2,22-40)





† Lectura del santo Evangelio según San Lucas

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentado al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» . Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: - «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.» Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: - «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones, y a ti, una espada te traspasará el alma.» Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.
Palabra del Señor.

BANDERA DISCUTIDA
      
Simeón es un personaje entrañable. Lo imaginamos casi siempre como un sacerdote anciano del Templo, pero nada de esto se nos dice en el texto. Simeón es un hombre bueno del pueblo que guarda en su corazón la esperanza de ver un día «el consuelo» que tanto necesitan. «Impulsado por el Espíritu de Dios», sube al templo en el momento en que están entrando María, José y su niño Jesús.
El encuentro es conmovedor. Simeón reconoce en el niño que trae consigo aquella pareja pobre de judíos piadosos al Salvador que lleva tantos años esperando. El hombre se siente feliz. En un gesto atrevido y maternal, «toma al niño en sus brazos» con amor y cariño grande. Bendice a Dios y bendice a los padres. Sin duda, el evangelista lo presenta como modelo. Así hemos de acoger al Salvador.
Pero, de pronto, se dirige a María y su rostro cambia. Sus palabras no presagian nada tranquilizador: «Una espada te traspasara el alma». Este niño que tiene en sus brazos será una «bandera discutida»: fuente de conflictos y enfrentamientos. Jesús hará que «unos caigan y otros se levanten». Unos lo acogerán y su vida adquirirá una dignidad nueva: su existencia se llenará de luz y de esperanza. Otros lo rechazarán y su vida se echará a perder. El rechazo a Jesús será su ruina.
Al tomar postura ante Jesús, «quedará clara la actitud de muchos corazones». El pondrá al descubierto lo que hay en lo más profundo de las personas. La acogida de este niño pide un cambio profundo. Jesús no viene a traer tranquilidad, sino a generar un proceso doloroso y conflictivo de conversión radical.
Siempre es así. También hoy. Una Iglesia que tome en serio su conversión a Jesucristo, no será nunca un espacio de tranquilidad sino de conflicto. No es posible una relación más vital con Jesús sin dar pasos hacia mayores niveles de verdad. Y esto es siempre doloroso para todos.
Cuanto más nos acerquemos a Jesús, mejor veremos nuestras incoherencias y desviaciones; lo que hay de verdad o de mentira en nuestro cristianismo; lo que hay de pecado en nuestros corazones y nuestras estructuras, en nuestras vidas y nuestras teologías.

Para la revisión de vida

  • ¿Cómo vivo mi vida familiar? ¿Pueden mis familiares estar sufriendo por mí?
  • ¿Hay algún desajuste entre lo que digo en la sociedad pública y lo que vivo en la familia?
  • La familia es una realidad estática que pasa por etapas evolutivas muy diferentes… ¿Cuál es la próxima etapa que vivirá mi familia? ¿Precisa ya de alguna preparación o previsión?

Para la oración de los fieles

v  Por toda la Iglesia, para que los cristianos hagamos de ella una verdadera familia en la que no haya discriminaciones sino que reinen la justicia, el amor y la fraternidad. Oremos.
v  Por todos cristianos, para que seamos solidarios en la tarea de hacer de este mundo una única familia humana llena de paz y fraternidad. Oremos.
v  Por las familias cristianas, para que estén abiertas a todas las transformaciones positivas que vive hoy la institución familiar. Oremos.
v  Por las familias rotas, los hijos que sufren las consecuencias de una separación, los que estén alejados de sus familias, los que no aciertan a saber convivir con los suyos. Oremos.
v  Por las familias sin vivienda, sin trabajo, emigrantes. Oremos.
v  Por nuestras familias, para que vivamos en coherencia con nuestra fe, trabajando por el Reino. Oremos.

Oración comunitaria

Señor Jesús que quisiste comenzar tu vida como todo ser humano, en el seno de una familia, necesitado del calor, el alimento y el apoyo de los más cercanos; comenzando a aprender a caminar... Danos apreciar las virtudes domésticas y el valor de autenticidad que da el compromiso en el día-a-día humilde y oculto. Por Jesucristo Nuestro Señor.