29 sept. 2009

'LA SALLE: UNA MIRADA SOLIDARIA ... QUE EVANGELIZA'

Adjunto os dejamos la CIRCULAR remitida por el EQUIPO de ANIMACIÓN DISTRITAL DE "LA SALLE-ANDALUCÍA a la Comunidad Educativa.


Dos Hermanas,
15 de septiembre de 2009

Estimada Comunidad Educativa “La Salle-Andalucía”

Un saludo muy cordial y nuestros mejores deseos en este comienzo de curso. Es para nosotros, como Equipo de Animación Distrital, una gran satisfacción saber que animamos una comunidad de hermanos, asociados y colaboradores seglares que viven su condición de educadores desde un espíritu de entrega y generosidad hacia todos los niños y jóvenes que acuden a nuestros centros, con una especial atención a los “más necesitados”.

DISTRITO ARLEP

En primer lugar, nos felicitamos mutuamente por la decisión que tomó, el XII Capitulo de Distrito, de unirnos a los demás distritos de España y Portugal, para constituir lo que hemos llamado Distrito ARLEP o Distrito único. Creemos sinceramente que son muchas más las ventajas que los inconvenientes en esta convergencia distrital. Elevamos nuestra oración a Dios para que las actitudes de cada uno de nosotros sean de apertura, de encuentro y de disponibilidad hacia todos aquellos cambios que este acontecimiento pueda significar en nuestras vidas.

MIRADAS SOLIDARIAS

Un nuevo curso significa siempre ilusiones renovadas, retos por descubrir, sueños no alcanzados que se retoman con más fuerza y que creemos, que este año, se pueden hacer realidad, pero sobre todo un curso 2009-2010, cargado de miradas a la realidad de nuestro centro educativo llenas de ternura, de afecto y de expectativa ante los ojos de los niños y jóvenes que cada día llenan nuestra aulas. Miradas compasivas, desafiantes y creativas que nos hacen ver más allá de las apariencias y descubrir en el interior de cada uno de nuestros alumnos, esa persona que intenta salir y desarrollarse.

Miradas indignadas, reivindicativas e interpelantes ante todo aquello que, como “hermanos mayores”, observamos y que entorpece, denigra y a veces hace inútiles nuestros esfuerzos por sacar lo mejor de nosotros mismos para entregarlo a lo que cada uno de ellos nos piden.

Miradas reconciliadoras y sobre todo solidarias que nos hacen VER la buena voluntad y los buenos deseos, más que las malas caras y el desinterés, pues sabemos que a través de esas Miradas es como hacemos presente a Jesús de Nazaret y su evangelio en nuestra comunidad educativa.

AÑO DE LA “BUENA NOTICIA” y de las BIENAVENTURANZAS.

Hemos querido que este curso esté dedicado a la Evangelización, dando respuesta a lo que nos pedía la II Asamblea para la Misión: “Que el EAD tome la Evangelización como temática del curso 2009-2010 en todos los centros del Distrito”(Prop. 14), no como fin sino como medio para transmitir los valores y el mensaje, de Jesús de Nazaret, proclamados en las Bienaventuranzas.

Hacer evangelio, es llevar la buena noticia a los “más torpes” diciéndoles, a cada uno de ellos: ¡Levántate, tú también puedes aportar tus dones!, a los “desheredados” diciéndoles: ¡Cuenta con mi ayuda! ¡Yo estoy contigo!, a los “ciegos”, a los “mancos” y a los “cojos” hacerles entender que ellos también pueden recorrer el camino aunque esté empinado, realizar aquello que parecía imposible porque creían que no tenían “manos” y llegar a ver la vida con más claridad y su futuro más limpio y despejado, porque nosotros estamos ahí para darles la “buena noticia” de que siempre tendrán un hombro en donde apoyarse, una mano donde agarrarse y una luz que les ilumina: nuestra persona de educador lasaliano.

Ese es nuestro lema y nuestro reto en este curso: mirar, para ver donde hemos de poner nuestra mejor sonrisa y nuestra mejor tarea, sin perder de vista que en este mundo lasaliano en el que nos movemos, lo importante no somos nosotros, sino los niños y jóvenes a los que servimos.

Y POR FIN…

Animaros a recorrer este camino, juntos, aportando lo que uno sabe y tiene sin importar ni escuchar a los “pájaros de mal agüero”, a los que intentan desanimarnos y a los que sólo ven dificultades y nubes negras en el cielo. Seguro que dificultades habrá, malos momentos también, crisis no han de faltar, pero también sabemos que nosotros estamos agarrados al Espíritu de esta Misión Lasaliana: El Espíritu de FE. Sabemos que la Fe en Dios puede mover montañas, porque también sabemos que ni la forma de mirar, ni nuestra manera de hacer, ni nuestra esperanza en la semilla que sembramos podrá salir adelante apoyándonos, sólo, en nuestras fuerzas.

Hermanos, asociados y colaboradores seglares os deseamos un curso 2009-2010 lleno de miradas solidarias que sólo saben dar “buenas noticias”. Unidos en la Misión

Equipo de Animación Distrital
“La Salle-Andalucía"

18 sept. 2009

'CON LOS TRABAJADORES DE LA FÁBRICA DE BOTELLAS'

En el espacio que nos permite la libertad religiosa que como derecho fundamental tiene consagrado en su artículo 16.1º nuestra Constitución, y plenamente convencidos de que nuestra fe de católicos comporta una responsabilidad en la defensa de los derechos que nos asisten como ciudadanos y como creyentes para “evangelizar el ámbito social”, entendemos que es preciso que nuestra voz cristiana se haga notar ante los grandes problemas que se están suscitando en estos últimos tiempos en el complejo mundo de la producción, del trabajo, de la empresa, de las finanzas, y muy especialmente en estos últimos días en los que nuestra ciudad, nuevamente, se ve azotada por otro cierre patronal de terribles consecuencias, como es el caso de nuestra centenaria ‘FÁBRICA DE BOTELLAS’.

Desde el Génesis (2,15) se lee que Yahvé puso al hombre en el jardín del Eden “para que lo cultivase y guardase”, y en la Segunda Epístola a los Tesalonicenses, San Pablo afirma rotundamente que “quien no quiera trabajar, tampoco coma”. En resumen, para la Iglesia el trabajo es un mandato del Creador, un derecho irrenunciable, personal, necesario y social, amén de que pueda considerarse como un medio de perfección individual y, en definitiva, de cooperación a la Creación.

En el trabajo es donde de una manera visible se participa en la obra creadora de Dios, estableciéndose relaciones de comunión con los demás trabajadores para un fin común, que no es otro que crear un espacio de justicia y de paz. Pero si en lugar de esto, se coloca un afán desmesurado por poseer estaremos a buen seguro ante situaciones de explotación, dominio y estilos de vida que deshumanizan.

Como bien ha recordado Benedicto XVI en su reciente Encíclica ‘Caritas in Veritate’, detrás de esta crisis económica y laboral que estamos padeciendo encontramos muchas veces la ambición sin límites de unos pocos, la inexistencia de los necesarios controles públicos que provocan el paro, la miseria, la injusticia y hasta en algunas ocasiones desastres ecológicos. Es preciso desenmascarar la raíz inmoral de la actual crisis.

Evidentemente no podemos llegar a confundir empresa con obras de beneficencia, ni exigir que la empresa privada trabaje en pura pérdida; pero es necesario encontrar un equilibrio, que no suele ser fácil, entre los conceptos: productividad del trabajo -tanto individual como socialmente considerada-, máximo nivel de empleo y salario justo.

El trabajador tiene derecho a poseer el fruto de su trabajo. Atañe no sólo a la persona como individuo, sino también como miembro de una familia, entendida como sociedad doméstica (Rerum Novarum, 11). El trabajo es un derecho fundamental. Un bien útil digno del hombre y de su necesidad para formar y mantener una familia, adquirir el derecho a la propiedad y contribuir al bien común de la humanidad (Laborem exercens, 10)

Hay que aprovechar, como dijera Pablo VI en su Discurso a la Organización Internacional del Trabajo de junio de 1969, “todos los medios para garantizar el derecho al trabajo, incluso en las fases más críticas del ciclo económico, a nivel nacional e internacional. Hay que ser conscientes de que el trabajo humano es un derecho del que depende directamente la promoción de la justicia social y de la paz civil”.

Por todo ello, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, plenamente convencidos de nuestro compromiso social con el Pueblo de Dios, y siguiendo a San José -ejemplo admirable de trabajador y que da nombre a nuestra sede canónica- ante el anunciado cierre patronal de la ‘FÁBRICA DE BOTELLAS’ esta Ilustre y Lasaliana Hermandad se siente en la necesidad de realizar las siguientes EXHORTACIONES:

1ª.- A los trabajadores y a sus familias, para que en estos difíciles momentos permanezcan decididos, unidos y firmes en la defensa de sus justos y legítimos derechos, usando para tal fin los cauces que legalmente prevé el ordenamiento jurídico vigente. Cuentan con nuestras oraciones y nuestro apoyo incondicional.

2º.- A los representantes de los trabajadores, para que sean plenamente conscientes de la alta responsabilidad que contraen con sus compañeros y familias, en la búsqueda no del bien individual sino del colectivo, y para que tengan la templanza y serenidad suficientes para elaborar propuestas audaces que permitan encontrar soluciones viables a este difícil conflicto.

3º.- A las empresas y patronos, para que no aprovechen la crisis para realizar profundas reformas y despidos que de otra forma no podrían realizar, y que sean conscientes de que la empresa no es un sector éticamente neutro ni inhumano o antisocial. Es una actividad del hombre y, precisamente porque es humana, debe ser articulada e institucionalizada éticamente.

4º.- A los poderes públicos, para que su prudente intervención y mediación permita encontrar cauces de diálogo y entendimiento entre obreros y patronos; y para que, llegados al extremo, sean capaces de arbitrar las medidas políticas oportunas a fin de hacer desaparecer, o cuando menos mitigar, los efectos de este conflicto laboral.

5º.- A todo el pueblo de Jerez, para que asista a la manifestación pacífica que se ha convocado para el próximo día 29 de septiembre a las 19:00 horas en la Plaza del Arenal.

Junta de Gobierno
Hermandad ‘La Borriquita’

14 sept. 2009

'IN MEMORIAM, D. MANUEL LIAÑO PÉREZ'

"Todo en las cofradías chorrea solera. De ahí que se cuenten por siglos la historia de muchas de ellas. Pero ese no quita para que, con el paso del tiempo, vayan naciendo otras que también alcanzarán gloriosa vejez, ‘tachonadas’ de acontecimientos importantes que serán reflejados con todo género de detalles en la propia historia de la Hermandad y, también, de la ciudad donde digamos ‘vinieran’ al mundo. ¡Cuánto me gustaría tener espacio suficiente para comentar con detalles cuánto ha ido ocurriendo en esos veinticinco años de vida e historia! Un cuarto de siglo en la Hermandad de la Por-Vera, “jardín de infancia de los cofrades Jerezanos”

Querido Manolo:

Lamentamos no poder contar ya con tu presencia física, pero sabemos que contamos siempre con tu apoyo y aprecio, y ahora estés donde estés, con tu eterno aliento vital.

Estas palabras tuyas entresacadas y publicadas en el Boletín informativo de la Hermandad con motivo de las Bodas de Plata del Ciclo en el año 2003, recogen de forma sintetizada el cariño que siempre nos has dispensado en tus largos ríos de tintas, en las diferentes publicaciones, primero en ‘La Voz del Sur’ y posteriormente en el ‘Diario de Jerez’.

Recuerdos de aquellas frías noches de otoño, con la cartita adjuntando el recién publicado programa de actos, primero en la calle Bizcocheros, luego en la Plaza de las Angustias y por último en la calle Patricio Garvey. Todas nuestras peticiones fueron atendidas. Tú no solamente recogías nuestra carta y la transformabas en noticia en el diario, sino que tuvimos la suerte de contar con tus sabios consejos.
Treinta años han pasado. Cuando llegaba el otoño, ¡Manolo se echaba a temblar!, y con su salero escribía “Llega el otoño y con él, los actos en honor a Cristo Rey. Estos jóvenes no se cansan y me inundan de noticias, de actos en honor de la Festividad de su Titular”. Cierto Manolo que no tuvimos compasión, pero tu siempre nos comprendiste y en el fondo fuiste parte cómplice de llegar hasta donde hemos llegado. Y hoy, queremos darte las gracias D. Manuel, por tu colaboración en la difusión del Ciclo a lo largo de estos años. Gracias.

Después de una larga jornada de trabajo en Cádiz, precisamente tú me llamabas cariñosamente el hoy ‘gaditano’ Abelardo. Llego a casa y me quedo sorprendido con la noticia de tu marcha junto al Padre, en las páginas de ‘Cofrademanía’. Sé positivamente que este año, en la celebración del LX aniversario de la Fundación de nuestra Hermandad, cuando llegue noviembre y por consiguiente los actos de Cristo Rey, desde allí arriba y con la vieja ‘’Olivetti’ nos enviarás tu nueva columna: “Desde el Cielo” una crónica celestial de todo lo que esté aconteciendo en la Festividad de Nuestro Titular y con un especial cariño, como siempre, a la Donación de Sangre.

Conociéndote bien, seguro, que ya estás haciendo tus pesquisas y gestiones para ver coronada muy pronto a Nuestra Señora de la Estrella, la Reina de los Lasalianos, ya que siempre te revelaste con un 'Amor infinito' a todo lo relacionado con la obra de los Hijos de San Juan Bautista de la Salle.

¡Don Manuel! Siempre te recordaremos con un agradecimiento infinito. El hecho de que una persona de tu prestigio tuviera, no solamente la paciencia de atendernos, sino de darnos sabios consejos cuando solamente éramos un jovenzuelos de dieciocho años, bien merece este modesto homenaje. Desde estas líneas, el recuerdo a un amigo y eterno cronista. ETERNAMENTE AGRADECIDOS. DESCANSE EN PAZ, DON MANUEL. (N.H.D. Abelardo Escudero Torres)