22 feb. 2014

COMO CADA DOMINGO TRAEMOS EL EVANGELIO PARA LA LECTURA, ORACIÓN Y REFLEXIÓN DE NUESTROS HERMANOS


EVANGELIO DEL DOMINGO


23 de Febrero de 2014
7º Tiempo Ordinario (A)
Mateo, 5, 38 - 48


Lectura de la  Buena Noticia según San Mateo
Habéis oído que se dijo: "OJO POR OJO Y DIENTE POR DIENTE." Pero yo os digo: no resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Y al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa . Y cualquiera que te obligue a ir una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que desee pedirte prestado no le vuelvas la espalda. Habéis oído que se dijo: "AMARAS A TU PROJIMO y odiarás a tu enemigo." Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque El hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis más que otros? ¿No hacen también lo mismo los gentiles? Por tanto, sed vosotros buenos como vuestro Padre celestial es bueno.
Palabra del Señor.
DIFUNDE EL EVANGELIO – ¡¡PÁSALO!!

COMENTARIO

La llamada al amor es siempre seductora. Seguramente, muchos acogían con agrado la llamada de Jesús a amar a Dios y al prójimo. Era la mejor síntesis de la Ley. Pero lo que no podían imaginar es que un día les hablara de amar a los enemigos.
Sin embargo, Jesús lo hizo. Sin respaldo alguno de la tradición bíblica, distanciándose de los salmos de venganza que alimentaban la oración de su pueblo, enfrentándose al clima general de odio que se respiraba en su entorno, proclamó con claridad absoluta su llamada: “Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os calumnian”.
Su lenguaje es escandaloso y sorprendente, pero totalmente coherente con su experiencia de Dios. El Padre no es violento: ama incluso a sus enemigos, no busca la destrucción de nadie. Su grandeza no consiste en vengarse sino en amar incondicionalmente a todos. Quien se sienta hijo de ese Dios, no introducirá en el mundo odio ni destrucción de nadie.
El amor al enemigo no es una enseñanza secundaria de Jesús, dirigida a personas llamadas a una perfección heroica. Su llamada quiere introducir en la historia una actitud nueva ante el enemigo porque quiere eliminar en el mundo el odio y la violencia destructora. Quien se parezca a Dios no alimentará el odio contra nadie, buscará el bien de todos incluso de sus enemigos.
Cuando Jesús habla del amor al enemigo, no está pidiendo que alimentemos en nosotros sentimientos de afecto, simpatía o cariño hacia quien nos hace mal. El enemigo sigue siendo alguien del que podemos esperar daño, y difícilmente pueden cambiar los sentimientos de nuestro corazón.
Amar al enemigo significa, antes que nada, no hacerle mal, no buscar ni desear hacerle daño. No hemos de extrañarnos si no sentimos amor alguno hacia él. Es natural que nos sintamos heridos o humillados. Nos hemos de preocupar cuando seguimos alimentando el odio y la sed de venganza.
Pero no se trata solo de no hacerle mal. Podemos dar más pasos hasta estar incluso dispuestos a hacerle el bien si lo encontramos necesitado. No hemos de olvidar que somos más humanos cuando perdonamos que cuando nos vengamos alegrándonos de su desgracia.
El perdón sincero al enemigo no es fácil. En algunas circunstancias a la persona se le puede hacer en aquel momento prácticamente imposible liberarse del rechazo, el odio o la sed de venganza. No hemos de juzgar a nadie desde fuera. Solo Dios nos comprende y perdona de manera incondicional, incluso cuando no somos capaces de perdonar.


DISCERNIMIENTO, DIÁLOGO Y ORACIÓN

Para la revisión de vida
ü  ¿Aplico yo también la ley del Talión a mi estilo en mi vida diaria?
ü  ¿Soy parcial o imparcial en mi forma de tratar a los demás?

Para la reunión de grupo
ü  ¿Cómo contribuir para erradicar el fundamentalismo, la intolerancia y el relativismo de nuestra sociedad?
ü  ¿Cómo ser más respetuosos, tolerantes y dialogantes con otros grupos religiosos o de otro modo de pensar?
ü  Alguna traducción del evangelio dice “Sed perfectos (o sed santos)  como vuestro Padre celestial…” ¿Qué ideas comunes tiene el pueblo cristiano sobre la santidad? ¿Y qué imagen de santidad predomina? ¿Es una imagen actualizada o dependiente de la imaginería medieval?
ü  ¿Qué pasa con la espiritualidad en el cristianismo? ¿Existe preocupación en la catequesis cristiana por «iniciar» a la espiritualidad y a la mística a los catequizandos, o se considera que ése es un campo que no compete a la catequesis? ¿Por qué se ha puesto mucho más acento en formar para la moral que para la mística?
ü  Y en las parroquias y comunidades cristianas, qué «mistagogía», qué iniciación a la interioridad se ofrece?

Para la oración de los fieles
v Por la Iglesia, santa y pecadora, para que fiel a su Señor, nos enseñe a todos el camino de la santidad.
ROGUEMOS AL SEÑOR
v Por los gobernantes de las naciones para que protejan las vidas y el bienestar de todos los ciudadanos.
ROGUEMOS AL SEÑOR
v Por todas las comunidades cristianas y especialmente por la nuestra para que todos nos empeñemos en seguir los caminos de Dios.
ROGUEMOS AL SEÑOR
v Por los niños y jóvenes de nuestra comunidad y por sus padres para que juntos dialoguen, oren y descubran el amor de Dios.
ROGUEMOS AL SEÑOR
v Para que nuestras comunidades cristianas no pierdan de vista que tan importante es iniciar a la moral como a la mística, y articulen iniciativas y prácticas pedagógicas para ayudarnos conocer y vivir la experiencia de una fecunda vida interior...
ROGUEMOS AL SEÑOR

v Por que el Señor cuide y aumente las vocaciones para formar parte de la comunidad de Hermanos de La Salle.
ROGUEMOS AL SEÑOR

v Por todos los hermanos de la Hermandad y familiares que están enfermos para que el Señor les de consuelo, esperanza y pronto tengan la ansiada mejoría y recuperen la preciada salud.
ROGUEMOS AL SEÑOR

v Por el eterno descanso del alma de nuestros Hermanos difuntos, así como de nuestros familiares, para que gocen de la presencia de Dios, junto a Cristo Rey y a Nuestra Señora de la Estrella.
ROGUEMOS AL SEÑOR
 
Oración comunitaria

Dios nuestro, a quien reconocemos presente en Jesús, impulsando hacia adelante el sentimiento moral de la Humanidad, con su propuesta del amor mayor, el amor que da la vida por los amigos, el amor que ama incluso a los enemigos. Ayúdanos a vivir a fondo este amor, y a que esa vivencia sea una experiencia mística, que nos afiance en el mismo Amor. Nosotros te lo pedimos inspirados por Jesús, nuestro hermano mayor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario