28 jul. 2013

TRAEMOS EL EVANGELIO DEL DOMINGO PARA LA LECTURA, ORACIÓN Y REFLEXIÓN DE NUESTROS HERMANOS



 
EVANGELIO DEL DOMINGO
 
28 de Julio de 2013
XVII DOMINGO TIEMPO ORDINARIO (C)
Lucas, 11, 1-13
 
+Lectura de la  Buena Noticia según San Lucas

Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos".
El les dijo entonces: "Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino; danos cada día nuestro pan cotidiano; perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación".
Jesús agregó: "Supongamos que alguno de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: 'Amigo, préstame tres panes, porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle', y desde adentro él le responde: 'No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos'.
Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario. También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.
¿Hay entre ustedes algún padre que da a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿Y si le pide un pescado, le dará en su lugar una serpiente? ¿Y si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan".
Palabra del Señor.
 
COMENTARIO

El Evangelio de hoy nos da una gran lección para nuestra vida cristiana: la importancia de la oración. “¿Rezar? Uy, eso está ya muy antiguo”. “Eso de rezar es para monjas y beatos”. “Yo rezo sólo cuando estoy en apuros”. “Yo no rezo desde que era pequeño, cuando mi madre me enseñó aquello de -Jesusito de mi vida-“. Son frases que todos hemos escuchado incluso de labios de gente que se dice cristiana. Y es que eso de rezar… a veces se convierte en algo difícil. ¿Cómo rezar? ¿Qué decir? Orar no fue fácil ni para los discípulos de Jesús. Ellos mismos le piden al Señor que les enseñe a hacerlo. El evangelista San Lucas, que nos presenta a Jesús orando infinidad de veces a Dios Padre, hoy nos pone por delante a Jesús enseñando a los suyos a orar. “Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”. Aquella fue la petición de los discípulos. La respuesta de Jesús fue la oración del Padrenuestro. Pero además Jesús les anima a orar con confianza en que Dios es Padre de todos, y es Padre bueno. “¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden!”

Sin oración, sin ese trato asiduo, tranquilo y confiado con quien sabemos que nos quiere –como decía Santa Teresa- …no hay vida cristiana. Que nuestra oración no sea un mero trato de conveniencia que nos acerca a Dios sólo para pedir, cuando nos hace falta algo. Que nuestra oración sea ante todo un ponernos al servicio de los planes de Dios, que nos compromete con los hermanos y con la búsqueda de la justicia y la paz. Conscientes de nuestras debilidades y limitaciones, acerquémonos cada día a Dios, para dejarnos modelar por Él. En medio de tantos quehaceres y agobios, hagámosle un hueco a Dios en nuestra agenda diaria, con confianza y sin prisas. ¿Se lo hacemos hoy domingo? ¡Feliz día del Señor!


ORACION DE LOS FIELES

1. Padre Nuestro, acompaña a nuestro Papa Francisco para que gobierne a este pueblo numeroso que es la Iglesia. Y especialmente en estas horas de JMJ de Rio.
OREMOS

2. – Padre Nuestro, acompaña a nuestros gobernantes y políticos para que sepan discernir el bien del mal y contribuyan al desarrollo de los pueblos.
OREMOS

3. – Padre Nuestro, acompaña a todos aquellos que llamaste a servirte, para que perseverando en el amor sean glorificados en tu Reino.
OREMOS

4. – Padre Nuestro, acompaña y fortalece a aquellos que aún no han encontrado fe, para que estén atentos a tus palabras y descubran ese tesoro que llevan dentro.
OREMOS

5. – Padre Nuestro, acompaña a todos los vendedores y hombres de negocios para que no se dejen arrastran por los “tesoros” de este mundo.
OREMOS

6. – Padre Nuestro, acompaña a los que disfrutan de un tiempo de calma para que durante este descanso redescubran el tesoro de las relaciones personales.
OREMOS

7. – Padre Nuestro, acompaña a todos los que estamos presente en esta Eucaristía para que un día disfrutemos del Banquete que nos tienes preparado.
Señor, siempre atento a nuestras necesidades, deseamos que estas súplicas sean bien recibidas por Ti, Dios Padre Nuestro, con la seguridad de que Tú siempre escuchas a tus hijos.
Y te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario